Enfrentarse a una entrevista de trabajo no es tarea fácil. No existe un manual que sirva de guía exacta de cómo tener el éxito asegurado en una entrevista. Sin embargo, hay ciertas cosas que siempre se deben evitar en una entrevista.

Llegar tarde: significa falta de puntualidad. Es recomendable informarse de la dirección y llegar entre 5 o 10 minutos antes de la hora citada.

Presentarse mal vestido: Nuestro aspecto habla de nosotros. Según la imagen y el sector de la empresa debemos intentar ir lo más adecuados posible conforme a esto.

Provocar interrupciones: Siempre que acudas a una entrevista de trabajo asegúrate de tener los dispositivos móviles apagados. Si suena uno podría interrumpir la charla y sería muy inapropiado ya que desvía la atención.

Estar pendiente del tiempo: mirar la hora, muestra ansiedad y pueda dar imagen de desinteresado. El entrevistador puede pensar que tienes prisa o cosas más importantes pendientes.

Interés por el tema económico: No es momento ideal para negociar las remuneraciones, ni los salarios. Sí se puede preguntar de forma discreta sin mostrar que sea una prioridad para desempeñar el puesto vacante.

Ir acompañado: Nunca se debe ir acompañado a una entrevista de trabajo, ni por amigos ni familiares. Puede demostrar poca iniciativa e independencia.

Mostrarse arrogante: Nunca debes mostrarte que lo sabes todo y que no te queda nada por aprender. Muestra una imagen de alguien que tiene experiencia y conocimientos, pero también ganas de aprender y crecer profesionalmente.

Esto son algunos consejos que te pueden ayudar a conseguir el trabajo que deseas y estás buscando.